BAMA!! SECRETO DE LA LONGEVIDAD


BAMA EL SECRETO DE LA LONGEVIDAD




El secreto de la longevidad

Por Xin Ying



Las localidades de Rugao, provincia de Jiangsu, en Zhongxiang, Hubei; y Bama, en la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, son considerados “pueblos de longevos”. Entre sus habitantes, los centenarios superan la cifra establecida por la ONU (7,5 por cada 100.000 personas). La ciudad de Rugao posee el mayor número de centenarios del país, mientras que el distrito de Bama tiene la tasa de longevidad más alta del mundo. En Bapan, una de sus aldeas, hay siete centenarios entre 510 lugareños.




¿Cuáles son sus recursos y secretos para la larga vida?

Ambiente ecológico ideal

Un ecosistema favorable constituye la base indispensable en los tres pueblos de longevos.

Según Wang Yungui, director del Instituto de Longevidad de Zhongxiang, su ciudad posee ricos recursos hídricos de alta calidad, con múltiples elementos en trazas como estroncio, molibdeno y potasio. La abundante precipitación anual y alta cobertura forestal ofrecen buen entorno de subsistencia al ser humano. Además, sus reservas de mineral fosfórico ocupan el segundo lugar del país. Precisamente en el área mineral y su alcance de radiación se concentran las personas de edad avanzada.


Bama se destaca por la pureza de su aire. De acuerdo con análisis científicos, en la atmósfera de varias aldeas de longevos de este distrito, el número de iones de oxígeno negativos alcanza 30.000 por cada cm3, cifra que en otras ciudades sólo oscila entre 1.000 y 2.000.

Expertos han descubierto que la zona montañosa del norte de Bama contiene gran cantidad de manganeso y zinc, con poco bronce y cadmio en la tierra. El contenido de manganeso en el cabello de los longevos locales es 10 veces el de la gente común de Guangzhou y Wuhan, en China, y Tokio, en Japón. Las investigaciones arrojan que este tipo de tierra ayuda a rebajar la incidencia de enfermedades cardiovasculares, mientras que el zinc es conocido como “flor de vida”, pues eleva la inmunidad.





El distrito de Bama está rodeado de montañas que protegen a los lugareños de las altas radiaciones del sol y de la senilidad temprana. Al mismo tiempo, la construcción de viviendas de dos pisos corresponde con las condiciones sanitarias: la gente vive en el piso superior y deposita cosas en la planta baja. La casa limpia, seca, ventilada y de adecuada insolación es indudablemente beneficiosa a la salud y longevidad.

A diferencia de Zhongxiang y Bama, Rugao se encuentra en la llanura de la orilla norte del curso inferior del río Yangtsé, donde la economía se desarrolla vigorosamente. La zona tiene abundante precipitación y cuatro estaciones bien marcadas, y la tierra es porosa, conveniente para el crecimiento de diversos cultivos agrícolas.

La belleza de la tradición y la cultura

Los tres pueblos de longevos mantienen la bella tradición de respetar a los ancianos y la cultura antigua.

Wang Yungui manifiesta que en tiempos antiguos la abuela Wang, dotada de virtudes de benevolencia, fidelidad, cortesía, ingenio y reputación, murió a los 105 años, de pura vejez. Para mantener su memoria, sus paisanos construyeron un puente sobre el río delante de su casa. Ejemplo en ese sentido hoy, es el campesino Lu Keding, de Wenling, quien ha ofrecido sustento a seis ancianos desamparados hasta su muerte.

Entre los 71 centenarios de Zhongxiang, con excepción de dos que viven solos, el resto convive con sus hijos y nietos, la mayoría en una familia de cuatro o cinco generaciones, en las cuales disfrutan de una vida feliz y armoniosa.

En Bama, Guangxi, todos envidian a la familia que tiene un centenario, pues traerá felicidad a los hijos. Respetan mucho al longevo y siempre le procuran el mejor lugar cuando comen y le ceden el paso en el camino.

En Rugao, Jiangsu, los longevos son respetados en general. El centenario Qiu Ruxing vive con su hija, yerno, tres nietas y sus maridos y bisnietos. Todos los días más de 10 miembros comen juntos y el anciano se siente muy feliz al ver a sus descendientes.

Buenas costumbres…

Las buenas costumbres y hábitos de vida, así como un estado de paz interior son la causa de larga vida.

Una investigación indica que entre los centenarios, 77 por ciento no fuma y 67 por ciento apenas toca el alcohol, tomando sólo licores locales, o de arroz, todos de baja gradación y fabricados por ellos mismos; 90 por ciento no sufre de insomnio y 53 por ciento duerme 8 horas diarias; 65 por ciento hace ejercicios a menudo, o todos los días, y a 84 por ciento le funciona bien la digestión.

Los centenarios de Bama han trabajado y escalado montañas durante toda la vida. La investigación evidencia que 80 por ciento de esos ancianos puede realizar trabajos domésticos cuando cumplen 100 años, y 40 por ciento participa en las labores del campo. Excepto dos longevos que necesitan cuidado especial, los demás pueden cuidarse a sí mismos.

A pesar de que la mayoría de los centenarios son analfabetos y no tienen ningún credo religioso, aceptan los pensamientos tradicionales de confucianismo, budismo y taoísmo, administran la casa con honradez y piedad, creyendo en que el bien con el bien se paga; el mal con el mal se paga. Al día salen al campo bañados por los rayos del sol y en la noche disfrutan de la paz hogareña. Al disfrutar de la armonía entre el hombre y la naturaleza, se sienten felices y satisfechos de sí mismos. Por ello, los longevos de Bama tienen un carácter dulce y abierto, libre de preocupaciones. Ninguno de los 110 longevos ha muerto a causa de hipertensión, diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer.

A los lugareños de Bama les gusta entonar cantos populares. Se trata de una actividad de trato social que ayuda a los ancianos a ser personas de amplias miras y a alejarse de las angustias. Si a todo esto se suman la herencia, el entorno y la alimentación, tendremos la esencia de la longevidad de los bamaneses, según Chen Jinchao, investigador de longevidad.

En cuanto al sexo y matrimonio, los lugareños acostumbran a casarse tarde, prohíben los contactos sexuales extra matrimoniales y la unión matrimonial entre personas del mismo apellido. Mantienen el hábito de “baños nudistas”,con una mentalidad saludable. También tienen particular forma de interpretar el amor. Los jóvenes se enamoran libremente y en la noche del casamiento no duermen juntos. La esposa no vive en casa del marido hasta que desea tener hijos.

…y alimentación

En el menú con el que las familias de Bama reciben a los visitantes no puede faltar la sopa de cáñamo, conocida como “sopa de la longevidad”. Cultivo oleaginoso, el cáñamo crece en la zona montañosa rodeada de nieblas, de cuyas semillas se extrae un aceite vegetal soluble en agua, único del mundo.

Chen Jinchao afirma que si se consume a menudo este tipo de aceite especial con alto contenido de ácido graso no saturado, puede ayudar a bajar la presión arterial y el colesterol, prevenir la esclerosis vascular y el estreñimiento.

Los de Bama prefieren el régimen vegetariano: sopa de maíz, camote, verduras y soya, con los cuales complementan la nutrición. Los centenarios sufrieron hambre cuando eran jóvenes por causas sociales. Al entrar en la etapa senil, prestan más atención a la dieta moderada y nunca comen ni beben en exceso.

Los ancianos de Rugao, en Jiangsu, sostienen el mismo principio. Suelen tomar sopas para el desayuno y la cena, de maíz, arroz glutinoso y cebada. Desde punto de vista de la medicina china tradicional, éstas benefician la función del bazo y nutren el estómago. En Rugao abundan los rábanos y sus derivados, que contienen ricas vitaminas y celulosas, lo que ayuda a desintoxicar el cuerpo. A la vez, los productos de soya proporcionan suficiente proteína a los longevos durante toda su vida. En Rugao se produce el vino de arroz que sirve como bebida preferida de los centenarios, por su valor nutritivo.

En Zhongxiang, Hubei, los centenarios consumen tres comidas al día, mezclas de carnes y vegetales. Además del arroz, gustan mucho de los alimentos silvestres, tales como el hongo oreja de madera (Auricularia auriculajudae), entre otros. La mitad de ellos tienen el hábito de beber desde la juventud, pero nunca lo hacen en exceso.

Las tres zonas se diferencian entre ellas en la forma de vivir una larga vida, pero como dicen los expertos, el ambiente natural favorable, el estado de ánimo tranquilo y la vida saludable son condiciones comunes. Los estudiosos proponen disfrutar todos los días de una vida saludable, para que, a la larga, la vida no sea simplemente un sueño.